Subiendo a “El Miguelete”

Tras la subida a la Torre- Campanario de la Iglesia de Santa Catalina, cualquiera diría que estamos preparando a los dino-peques para una Spartan Race, pero nada más lejos de la realidad, aunque el ejercicio físico no nos viene mal a ninguno…

Pero como nos encanta descubrir nuevos lugares y conocer algo más de la historia de nuestra ciudad, iniciamos el ascenso de los 207 escalones de la torre campanario de la Catedral de Valencia. Símbolo del gótico valenciano, de planta octogonal, y de 51 metros de altura, hasta la terraza.

El acceso más próximo es a través de la conocida como “puerta de los Hierros” (de estilo barroco). Accediendo al interior la subida se inicia en el lateral izquierdo. Veréis que el otro acceso queda casi en exclusiva para las visitas turísticas previo pago; sin embargo el lateral izquierdo es de libre acceso.

El precio para subir a lo alto de “El Miguelete” (conocido por este sobrenombre por la gran campana que da las horas de ese nombre) es muy asequible, así que no hay excusa que valga para no disfrutar de unas de las mejores vistas de la ciudad.

photostudio_1475084051405.jpg

 

Durante es ascenso de la escalera de caracol ya podemos disfrutar de fabulosas panorámicas a través de los angostos ventanucos.

photostudio_1475084142270 (1).jpg

photostudio_1475084198777.jpg

photostudio_1475084318215.jpg

De un lado contemplamos la planta de cruz latina, con girola y cimborrio sobre el crucero de la Catedral de Valencia, la Plaza de la Virgen y del otro la Plaza de la Reina, desde donde queda al alcance de nuestra vista la Torre- Campanario de la Iglesia de Santa Catalina, ¿la veis?

photostudio_1475084398923.jpg

photostudio_1475084732142.jpg

Durante la subida además de las preciosas vistas disfrutamos de la “Sala de las Campanas”. Imprescindible detenerse para conocer un poco más de la historia y usos de esta torre campanario y para recuperar el aliento, todo sea dicho.

Sala que adquiere especial relevancia durante el Corpus, único momento en el que tiene lugar el volteo simultáneo de todas las campanas.

Francesc Llop, presidente de la Asociación de Campaneros de la Catedral de Valencia: “Los campaneros nos comunicamos muchas veces con signos, como cuando damos patadas  en el suelo en señal de que vamos a dejar de voltear, ya que en esos momentos el sonido nos impide escucharnos”

Podemos recuperar el aliento en cada una de las tres salas que contiene “El Miguelete”, generalmente cerradas al público, pero con descansillos desde los que asomarnos.

En la primera planta está “La Presó”, donde se refugiaban aquellos que huían de la justicia, quedando al amparo de la jurisdicción catedralicia. Es una habitación lóbrega, de anchos muros, que sólo recibe el sol dos veces al año, y durante escasos minutos.

La segunda sala, de mayores dimensiones y octogonal como el resto, es conocida como la “Casa del Campaner”, debido a que en ella vivieron, hasta principios del siglo veinte, los encargados de tocar las campanas. Esta sala se comunica con la sala superior a través de un agujero practicado en el techo, que permitía pasar algunas cuerdas de las campanas hasta la propia habitación del campanero, desde donde éste realizaba los toques más sencillos. En aquellos momentos la dedicación del campanero era intensa, lo que le obligaba a permanecer durante todo el día cerca de las campanas: tocaba unas diez veces a lo largo de la jornada y durante casi dos horas en los días ordinarios.

En la tercera planta se encuentran las campanas. Actualmente esta sala sólo se encuentra abierta al público cuando los campaneros suben a tocar manualmente las campanas, lo que ocurre bastante a menudo, ya que tocan en todas las fiestas del calendario litúrgico (en la entrada podemos recoger el díptico con el calendario anual de los toques manuales).

En esta sala tercera hay once campanas antiguas, instaladas a partir de 1420. Entre ellas hay un conjunto de cinco campanas grandes, que se voltean para las fiestas, y que son, de menor a mayor, “El Vicent” (1559), “L’Andreu” (1605), “El Manuel” (1621), “El Jaume” (1429) y “La María” (1544).

Las otras seis campanas se conocen como “menores”, y son: “L’Ursula” (1440), “La Violant” (1735), “La Caterina” (1305), “La Bàrbera” (1681), “El Pau” (1489) y “L’Arcis” (1529). Las campanas, de acuerdo con la denominación tradicional valenciana, tienen genero masculino o femenino, según el santo al que estén dedicadas.

Situación de las campanas en el interior de la Sala de Campanas

sala-de-las-campanas

El Micalet, y De Quarts, se encuentran en la terraza superior y El Cimboriet en el cimborrio.

campanas-miguelete

Vídeo: Los campaneros de la Catedral de Valencia el 15 de agosto realizan ocho volteos a mano de las campanas siguiendo una composición creada en honor de la Asunción de la Virgen en el siglo XVIII por el canónigo de la Seo Teodosio Herrera.

photostudio_1475084936430.jpg

Desde la terraza contemplamos mucho de Valencia, desde el campo de fútbol del Mestalla (si nos fijamos se vislumbra el murciélago negro dibujado sobre la grada naranja), hasta los tejados de los edificios más emblemáticos, como El Palau de la Generalitat, las Torres de Serranos o los de más reciente construcción como la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

photostudio_1475084470281.jpg

photostudio_1475084515900.jpgphotostudio_1475084576667.jpg

photostudio_1475084663539.jpg

photostudio_1475084780558.jpg
El Mestalla

La terraza está vallada y es totalmente segura para los peques, quienes además tienes rosetones a su altura que hacen las veces de cómodo mirador.

photostudio_1475084823464.jpg

photostudio_1475084882797.jpg

 

Y he aquí el Miguelete….

photostudio_1475084617281.jpg
Una espadaña del siglo XVIII corona el Miguelete

 

 Fundida en 1539 por Luis Trilles con un peso de 7.514 Kg. Tiene una inscripción que dice:

“† aue maria gracia plena dominus tecum benedicta tu in mulieribus benedictus fructus uentris tui iesus uirgo maria mater dei picima ora pro nobis peccotoribus amen † sante micaele arcaniele defende nos in prelio ut non peream”

Es la campana de las horas y su sonido es producido por una maza que golpea el exterior de la campana, el badajo interior está inutilizado.

photostudio_1475084971646.jpg
Escalera de caracol

Desde la festividad de la Virgen de los Desamparados (segundo domingo de mayo) hasta el domingo del Corpus Christi (mitad junio) se instala a sus pies el tradicional mercado de artesanía cerámica conocido como “L’escuraeta”; en él se venden piezas de loza, cerámica y barro típicas valencianas, principalmente para el hogar (cazuelas, ollas, jarritas, etc).

Uno de los productos más tradicionales es la conocida como Campanita de la Virgen, es una pequeña campana de barro cocido, con el yugo pintado de rojo que tradicionalmente los padres compraban a sus hijos; tradición que día a día se pierde y cae en desuso. Otro regalo ideal para los peques son las pequeñas jarritas y morteritos, son muy graciosos, o los pajaritos de barro cocido que imitan su sonido con un poquito de agua en su interior.

photostudio_1475085069298.jpg

photostudio_1475085110422.jpg
Puerta de los Hierros

 

Tenéis una visita ineludible si visitáis nuestra ciudad…. esperamos que os haya gustado 😉

downloadfile6

Anuncios

Un comentario en “Subiendo a “El Miguelete”

  1. Pingback: Valencia a vista de ¡Segway! – Un dinosaurio en la maleta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s